Blog

revisiones de gas en Málaga

¿Cómo mantener la nevera en verano?

Hay que señalar que la temperatura de la nevera variará según la época del año porque, con la llegada del verano, el calor se intensifica y esto implica la necesidad de mantener más cosas frías y frescas, así como la necesidad de abrir la nevera más a menudo.

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que por más frío que pongamos no vamos a conservar mejor la comida. Cada alimento necesita una temperatura diferente, y de ahí que cada vez más veamos frigoríficos con cajones específicos para verdura, donde se controla la humedad, o para carne y pescado, donde la temperatura es ligeramente inferior.

La temperatura ideal de la nevera oscila entre los 3º y los 5º. Tienes que tener en cuenta que a menor temperatura el consumo es más elevado y esto en los frigoríficos es muy importante ya que puede suponer entre el 15% y 30% del consumo anual de una vivienda. La temperatura ideal del congelador es de -18º grados, esta es la mejor temperatura para conservar sobre todo carnes y pescados sin perder sus propiedades durante más tiempo. Las bacterias y parásitos que se encuentran en la carne y en el pescado mueren a estas temperaturas. Por otro lado, cabe destacar que programar la nevera a determinada temperatura no será suficiente para mantenerla a esta temperatura. También deberás prestar atención a lo que metes en el interior para no sobrecargarla y que esto la haga trabajar más de la cuenta.

Organizar la nevera correctamente también será algo fundamental, sobre todo en verano. Lo mejor es colocar cada alimento en el lugar más apropiado según necesite más o menos frío. Por ejemplo, la estantería de abajo será la más fría, por lo que se recomienda poner los alimentos que antes se estropean: pescado, carne, frutas y hortalizas. Asimismo, deberemos procurar no abrir la nevera demasiadas veces y asegurarnos de que la puerta quede bien cerrada. Un mal uso o un pequeño descuido pueden estropear la comida del refrigerador o, como mínimo, impedir que esta se enfríe como debería.

¿Sabías que una nevera llena consume menos que una vacía? Esto ocurre porque el aire mantiene menos el frío y si tienes el frigorífico desocupado, cada vez que lo abres, se perderá el frio que hay en él. Pero ojo, no lo llenes hasta su límite. Es importante que haya un espacio entre los alimentos y entre el fondo de la nevera para que el aire pueda circular.

La limpieza del frigorífico también es fundamental para su correcto funcionamiento. Además de mantenerla limpia en el día a día, con determinada periodicidad deberá limpiarse a fondo para evitar la proliferación de bacterias. En verano también es común que se incrementen los malos olores en el interior del refrigerador, por lo que deberemos estar atentos a cuál es el origen y buscar métodos para combatirlos.

¿Cómo dejar el frigorífico cuándo te vas de vacaciones?

La única manera de asegurarte que tras tus vacaciones no te vas a encontrar sorpresas de mal gusto, es aprovechar para hacer limpieza de los alimentos que hay en el interior de la nevera y dejarla completamente vacía aunque siga estando enchufada.

Si no te da tiempo a consumir todo lo que tienes sólo debes dejar aquellos productos que tengan una vida útil larga, como jamón envasado al vacío, y debes evitar productos frescos como fruta y verdura, y más aún pescado y carne.

Debe tenerse en cuenta que si se produce un corte de energía, los alimentos que puedan estar en la nevera se calientan, lo que favorece que puedan desarrollarse bacterias patógenas. Por tanto, es recomendable que, durante la última semana antes de irnos, hagamos una planificación del menú y compremos lo justo y necesario. Podemos aprovechar la ocasión no sólo para tirar lo que se ha estropeado sino también para limpiar la nevera y el congelador.

El momento de irnos de vacaciones también puede ser excusa para descongelar por completo nuestra nevera y aprovechar para hacer una limpieza a fondo. La OCU nos recomienda seguir unos pasos para descongelar correctamente nuestro frigorífico:

1. Desconecta el congelador.

2. Prepara el espacio alrededor del aparato: coloca paños o papel absorbente alrededor del aparato para prevenir posibles derrames de agua.

3. Retira del congelador toda la comida y ponla en el frigorífico (si dispone de sitio) o en bosas térmicas o algún tipo de material aislante.

4. Retira todos los cajones y estantes. Si están pegados, no los fuerces y espera a que el hielo se derrita.

5. Si tu aparato dispone de algún tipo de desagüe del agua descongelada, es el momento de usarlo.

6. Espera a que todo el hielo de descongele. Mientras puedes limpiar los cajones.

7. Limpia el interior del aparato bien con agua jabonosa bien con agua con unas gotas de vinagre.

8. Seca el congelador todo lo que puedas con trapos secos, así como los cajones y estantes.

9. Conecta de nuevo el congelador. No introduzcas de forma inmediata la comida congelada que habías sacado. Espera un tiempo a que la temperatura baje.

10. Si alguna comida se hubiera descongelado, no la congeles de nuevo.

Estamos convencidos que siguiendo todos estos consejos podrás disfrutar de unas vacaciones con total seguridad que al volver a casa no te encontrarás con ninguna sorpresa no deseada.

 whatsapp Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

ATENCIÓN AL CLIENTE

Explanada de la Estación SN, Local 16.

whatsapp 900 240 300

whatsapp 952 176 077

OFICINAS

Calle Polifemo, 11 Polígono Industrial Pacífico, 29004 Málaga.

whatsapp 952 240 300

 

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Learn more

I understand